Endometriosis

La endometriosis es una patología que afecta a un 10% de las mujeres en edad reproductiva, alcanzando hasta un 30-50% en mujeres que cursan con infertilidad o dolor menstrual.

La endometriosis se define como la presencia de tejido endometrial activo fuera del útero y se trata de una patología dependiente de estrógenos. Se presenta con una gravedad variable, desde lesiones mínimas en los órganos pélvicos hasta quistes endometriósicos ováricos de gran tamaño que alteran la anatomía tubo-ovárica y se acompañan de adherencias que afectan al intestino, la vejiga y los uréteres. La endometriosis puede cursar con los siguientes síntomas:

dismenorrea

dispareunia

dolor ovulatorio

dolor pélvico

sangrado

infertilidad

síntomas perimenstruales

Hay un gran desconocimiento en torno a la etiología de esta enfermedad, y existen diversas teorías sobre su origen. La teoría clásica propone que hay una migración de células endometriales a través de las trompas de Falopio hasta la cavidad peritoneal, también conocida como menstruación retrógrada. Igualmente, se ha propuesto la existencia de una migración celular a través del sistema linfático o vascular. Otra de las teorías es la del trasplante iatrogénico, según la cual habría trasplantes de células endometriales debidos a intervenciones quirúrgicas a nivel pélvico, cesáreas o reparaciones de episiotomías. Por último, se ha considerado que podría haber una transformación de las células normales del tejido peritoneal en células endometriales, fenómeno conocido como metaplasia celómica. Se considera que la etiología de esta enfermedad es multifactorial y poligénica, pero aún se desconoce qué factores genéticos o epigenéticos podrían estar implicados en el desarrollo de la enfermedad.

El 30-50% de las mujeres con endometriosis pueden tener afectada la fertilidad por perjudicar la endometriosis, en algunas ocasiones, a la reserva ovárica y asociarse con una alteración inmunológica, menor receptividad endometrial, una peor calidad ovocitaria que a su vez disminuiría la tasa de fecundación y una deficiente calidad embrionaria en ocasiones. Anatómicamente se puede alterar la disposición de los órganos pélvicos presentando cuadros de adherencias pélvicas que podrían obstruir o dificultar la movilidad de las trompas en el momento de la ovulación.
En los casos en lo que se mantenga una aceptable calidad ovocitaria el tratamiento más eficaz será FIV/ICSI, recomendando una adecuada profilaxis antibiótica y teniendo especial cuidado en la punción ovárica para minimizar el riesgo de complicaciones por la posible interposición de asas intestinales debido a estas adherencias.
¿Te acompañamos?
IFV La Rioja: 941 27 50 62
IFV Sevilla: 954 03 20 22